martes, 11 de septiembre de 2012

Síntomas premenstruales


Nuestros síntomas premenstruales
Testimonios reales:


El día anterior a indisponerme estoy mucho más sensible y sexualmente me siento con más inciativa. Al otro día descubro el porqué.

Antes de que me venga, me inflamo y a veces se me hinchas los pechos varios días antes.

De pronto tengo muy mal humor y extrema sensibilidad. Los trato con whisky y chocolate.

Dos o tres días antes de que me venga veo todo negativo, pero lo interesante es que lucho para resolver lo que anda mal .

Con mi novio me di cuenta de que el dia antes de que me venga, me pongo melancolica y lloro sin parar Asi que resolvimos marcar en el almanaque que día no tengo que hablar de temas serios ni verme obligada a tomar decisiones importantes. Lo llamamos el día de comedias y popcorn . alquilamos cosas que hagan reír y me voy a dormir temprano, y con eso se acabo el problema. Pero tengo una amiga que me dice que estoy evitando mirando el interior de mi ser, que si lloro es porque quiere decirme algo que debo escuchar.

Para mi menstruar es una experiencia enriquecedora. Me di cuenta de que cuando me viene saco mejor puntaje en los videojuegos que requieren mayor coordinación visual y motora, siento a la vida más intensamente, me siento más decidida y confiada y disfruto mas la vida. Lo malo es que me viene mucho sueño pero no es un precio alto si consideramos lo alerta que estoy en otros aspectos.


Me angustio por lo que anda mal sin darme cuenta el por qué hasta que …de pronto me doy cuenta de que me está por venir . Y aún me pasa sin menstruar, diez años después de la menopausia.

Los dolores son ciertos, generalmente me duele la cabeza, los ovarios un poco... Eso es variable. Lo que sí me pasa siempre es que, uno o dos días antes de que me venga, tengo un dolor fuerte en la cintura. Ese es el aviso más claro de que me va a venir. Y tengo más hambre en los días previos a que me venga . pero me vuelvo hiperquinética, así que también gasto más energías.

Le pedí durante un mes a mi marido que le devuelva a su hermano el kayak que trababa la puerta de entrada. No me hizo caso. Un día, ya harta de verlo en el paso, lo cargué con mis brazos, lo puse en el techo de mi auto, lo até a ambos paragolpes,conduje mi auto con el kayak por techo en la autopista unos 35 minutos y se lo dejé en el jardín de mi cuñado. Si intento hacerlo hoy no podría: pesaba como 70 kilos. Ni mi marido entendió como hice . Al día siguiente me vino, y ambos entendimos todo.
Cuando me venía ni siquiera me daba cuenta, pues salvo la presencia obvia en la ropa interior, percibía que me estaba por venir por encontrarme con cierta mayor sensibilidad, o facilidad para emocionarme.

Me pongo llorona y sensible, a veces me dan algunos dolorcitos en la panza y me hincho un poquito, pero lo mas notorio es mi sensibilidad.

Recuerdo que una vez un médico me dijo que la depresión premenstrual era porque el cuerpo sentía tristeza por no haber engendrado un hijo. Yo me lo creí. De chica, para consolarme, me mamá me decía que era bueno que me bajara mucho así “salía toda la porquería para afuera”.

Cuando me está por venir lo saben todos mis allegados. Es más, si pudiera lo gritaría a los cuatro vientos.


Tengo muchísimos síntomas: insomnio, jaqueca, malhumor, depresión, muchísimo sueño. Si no tolero a alguna persona, menos la tolero en los días previos.

Siempre digo que durante los días anteriores, es como que la circulación de sangre en el cerebro fuera más lenta, porque estoy muy lentificada en mis razonamientos, pensamientos.
Necesito dormir mucho durante la previa.

Tengo dilemas existenciales antes de que me venga: para qué vivo, cuál es el sentido del ser, por qué la vida es tan difícil, dónde se ha ido la juventud. Después me río de mi mismay de mis tribulaciones, lo olvido todo …y al mes siguiente un nuevo dilema aparece.

Me agarran muchas ganas de comer carne y eso que a mi la carne mucho no me gusta, pero en esos días como. Y a veces me agarra terrible antojo de comer en Burger King. Suelo darme el gusto. Los demás días estas hamburgueserías me dan asco. También puedo llegar a bajarme cantidades industriales de chocolate y sus derivados.


Yo nunca supe por qué a la menstruación se le dice “ Estar indispuesta” . Para mí siempre significó estar más dispuesta que nunca. Cuando me viene la menstruación, exploto: me vuelvo más primitiva, menos permisiva y demasiado franca. Todo lo que me venía molestando a lo largo del mes y lo callaba, lo largo junto con ese medio litro de sangre que se va. Así es que se me revoluciona la vida en cuatro días: mando al cuerno a todo el que me molestaba, digo las verdades de frente. Digo lo que pienso, sin inhibiciones, como los borrachos, y sálvese quien pueda.


No tengo ganas de comer nada que no sea chocolate .

Mi marido suele darse cuenta de que me voy a indisponer: ¡dice que me cambia el humor!
Yo también esos días siento que podría matar a cualquiera que se interponga en mi camino.

Si bien sufro bastante el síndrome premenstrual y me duele terriblemente cuando me viene, necesito que me venga. Es una descarga super importante para mi. Siento que me purifico y que me renuevo. Después siento que renazco y que rejuvenezco.. Definitivamente no tomaría una pastilla. Sé que existe una pastilla que sólo permite que te venga una o dos veces por año. Una alumna mía que vive en USA la toma porque odia que le venga.

Siento las piernas un poco hinchadas… Empiezo a encontrar un poco más de defectos a la gente que me rodea, mi familia no me parece tan amorosa como siempre, la parejha que tenga en ese momento no sabe lo que necesito… (En realidad no le puedo decir lo que necesito porque yo no puedo identificar que es…) Entro doblada a la oficina, si es invierno dejo el culo bien cerca de la estufa, mientras comienzo a crear los escenarios más negros a futuro… Esa perspectiva negra de las cosas dura uno o dos días… y ataña a cualquier aspecto…(Siempre con un marroc o alfajor en la mano..)Me dan terribles ganas de ir a la peluquería, de vestirme de salir, de jugar, de amar, de planificar a futuro…¡ me siento capaz de cualquier cosa!

Una vez por mes tengouna irrefrenables ganas de mudarme de mi casa llena de tapices, monitos y voladitos , a un loft tipo industrial, racionalista, de vidrio y acero sin muebles y odio los voladitos. Despuies me viene la menstruación y me acostumbro a mi casa barroca otra vez. Pero creo que en el fondo esa casa simple, luminosa, sin adornitos y rceurdos del pasado es mi sueño no concretado, que una parte más auténtica mía añora mes tras mes.

Antes de que me venga lloro sin vergüenza y sin temor porque todos llegan tarde a comer y la comida ya se pasó o se enfrió . Y les digo de todo por todas sus faltas de consideraciones para conmigo del último mes . . …Y otra vez ese pequeño proceso, que por corto no se vuelve poco nocivo… Muchas veces en esos cuatro días he tomado decisiones (obvio :drásticas decisiones), rupturas de parejas de años, abandono de puestos de trabajos, aplicación de notas finales a los parciales que venía corrigiendo, entre otras cosas.

Tenía el pelo por la cintura y me lo corté estilo varón . Y mi madre me dijo “ lo hiciste porque te está por venir. Miré el alamanque y vi que tenía razñon . ¡ Y no me arrenpentí! Pero si no hubiera sido ese día, no me habría animado .
Debo decir que la mayoría de las veces mi “andar tenso” de esos días ha provocado decisiones drásticas en otros… Abandonarme para siempre, no contestar por diez días el celular cuando llamo, no invitarme a una reunión, dejarme afuera de un proyecto, etc…Como toda en la vida, uno va aprendiendo, y durante esos cuatro días hago lo posible por que me encuentren bien provista en casa, con atados de puchos suficientes, comida congelada, etc, para evitar el encuentro con alguien que por supuesto termine arrepintiéndose de haberme cruzado…Que no aparezca un tipo que me diga “Estás en el típico día femenino… “ porque puedo llegar a matarlo…especialmente en esos dias , en que soy capaz de cualquier cosa.

Hay que pensar aquella frase 'esto también pasará' y ponerle un poco de voluntad. Eso sí, si me dicen lo del día femenino también tengo instintos asesinos.

Para esos días recomiendo una especie de "pido gancho". Sobre todo si uno vive con otro, hay que pedirle que se arme de paciencia y tolerancia hasta que se pase esa semana fatal.

Antes de que me venga por lo general estoy deprimida, me doy cuenta de que veo todo mal, me bajoneo... cuando me viene por suerte no me duele nada, nunca tuve dolores menstruales, evidentemente mi parte femenina, mi útero, está de alguna manera cómodo en mi cuerpo/mente/espíritu. Lo que sí noto es que tengo más de todo: más hambre, más sueño, y estoy más ávida de mimos, chocolates, conversación , diversiones, descanso …¡siento que quiero todo y que nada me conforma! ¿Quizás sea para compensar privaciones que me impuse el resto del mes?.



Mis síntomas comienzan unos diez días antes de que mi periodo empiece. Dura todo el periodo y se me van una semana después, por lo tanto me arruinan más de medio mes. Tengo los ojos y las manos y pies hinchados, me duelen las piernas, tengo tanta panza que ninguna ropa me queda bien , retengo líquidos y aumentos unos tres kilos, estoy irritable, no razono bien , me peleo con todo el mundo y tomo decisiones espantosas , me vuelvo irracional, gasto cosas inútiles y sin devolución , dejo los trabajos, lloro por cualquier cosa, estoy sensible, me quedo mirando el vacio, me duele la cabeza y siento como si no estuviera alli donde estoy, me quedo como …en el aire .

Con la menstruacion me pongo demasiado sensible, lloro por cualquier cosa y todo me irrita. Y lo peor de todo es que ni intento evitar todo eso. Al contrario: me gusta vivir esos síntomas mensuales siento que con eso me veo vulnerable y más femenina que nunca. Y creo que me tomo todo el derecho de vivir mi período como tengo que vivirlo: sintiendo intensamente cada cosa, por molesto que pueda resultarme a mi y a los demas.

Hoy en día el primero que se entera de que me vino es mi jefe , ya que espero que no me hinche con pavadas.


No supe de ningun síndrome premenstrual hasta los 26 años, desde entonces lo sufro.Me sube los niveles de sensibilidad e ira y me baja los de tolerancia y paciencia.Me angustio y por lo general, lagrimeo por pavadas.Aviso en casa, para que mi marido no crea que me cambiaron por otra, y para que me mime un poco más.



Me pongo más irritable y no entiendo cómo pude estar viviendo con ciertas concidicones que en esos dias me parecen insoportables. Me molesta odo lo roto, viejo, deslucido…¿ la vez pasada tirñe una batería entera de cocina porque no habñia una cacerola con asas enteras! Pero lo mejor es que siento que tengo pleno derecho a enojarme por cosas que NO FUNCIONAN, porque me enojo por cosas que en verdad están andando mal : desde la relación con mi marido hasta el mango de la sartén.

A veces, uno o dos días antes tengo irrefrenables deseos de tener sexo.
Pienso que las hormonas te alteran la mente y por eso las mujeres cambiamos un poco durante la menstruación, los días previos, los embarazos o la menopausia.Me parece un rasgo misógino que los hombres no lo comprendan. No debería siquiera discutirse. Es así, es físico y no es una elección para nosotras, sólo algo que nos toca vivir y que debiera ser comprendido como tal.








Me siento como si tuviera que hacer un nido. Limpio, organizo, corro muebles que nunca corro para quitar la tierra de cada rincón , como si tuviera que poner toda mi vida en orden y garantizarme de que no hay suciedad . Luego empiezo un descenso abrupto, me siento mal , veo todo negro y tengo pensamientos trágicos. Si alguien me dice algo que no es amistoso, me pongo a llorar y no logro parar. Y todo el tiempo tengo ganas de cosas dulces .

Como los niveles de estrógeno bajan y los de testosterona suben, por uno o dos días actúo más como un hombre y me pongo más expeditiva. Mando a todo el mundo al diablo, tomo decisiones tajantes y no dudo de nada de lo que decido.. Me siento más agresiva, más enojada , y más poderosa. Y logro que todos me respeten mucho más. Es genial sentirse así . Lamentablemente, dura poco y luego vuelvo a sentirme la mujercita dulce y callada de siempre,…hasta el mes siguiente , en que por suerte, me vuelve la menstruación ...y el poder .

Cuando me viene quisiera estar sola, porque siento que todo y todos me molestan sin parar. Realmente me encantaría que mi marido se vaya de viaje los tres dias que estoy menstruando. No tolero ni que me hable. Siento que tengo mucha mayor tolerancia para el caos que usualmente rodea a mi familia después de que se me va a la menstruación que cuando me viene . cuando me viene veo todo lo que anada mal y no lo olero. De pronto odio mi casa y me mudaría a otra si pudiera .

Cada vez me viene distinto. Un dia tengo los pechos hinchados y sensibles, me duelen y molestan hasta cuando estoy durmiendo. Al mes siguiente, me duelen las piernas y las siento como si pesaran plomo. Al otro mes no me duele nada, pero me siento impaciente. Y otras veces tambien viene sin dolor, pero todo lo que quiero es dormir… Me viene con un hambre de caballo. Usualmente no degustan los dulces, pero durante la menstruación soy capaz de revisar toda la casa para ver donde peude habre algo crocante, calórico, y que tenga chocolate . No sucede siempre, pero cuando sucede, si encuentro un paquete de chocolate para taza , me lo como entero .

Sé que me está por venir porque me siento un poco en una nebulsosa, como que todo lo que me rodea no es real, y lo mas real es lo que siento. Me gusta esa sensación, es difícil de explicar pero es asi. Cuando me viene , no me importa mucho lo que suceda a mi alrededor, me importo yo .
Antes de que me venga quiero quitarme todo de encima. Pago boletas, pago deudas, busco cosas al lavadero, hago las llamadas que tenia que hacer, compro lo que tenia que comprar,llamo al service y reparo lo que tenia que reparara . No dejo nada pendiente para poder vivir la menstruación en paz. Quisiera tener la misma energía el resto del mes, pero no sucede.


Yo uso esa sensibilidad emocional extra como la oportunidad única de encontrar soluciones a cosas que en otro momento veo mucho mas confusas. Veo todo con distinta perspectiva. Es como si yo no fuera yo : es un estado alterado de conciencia. Veo todo desde afuera, quizás más dramáticamente pero con mucha mayor claridad, como si me huebiran sacado las anteojeras y pienso “ ¿Cómo no me di cuenta antes de que esto es asi?” . creo que el resto del mes ando medio obnubilada, distraída con sandeces…Y cuando me viene la menstruacion es como que se corre le velo, y veo la verdad de todo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario