martes, 11 de septiembre de 2012

¿ Por qué le dicen " estar indispuesta"?






“Las discrepancias que se ocultan en silencio, estallan por cualquier otro lado” – Ernesto “ Che” Guevara


De eso no se habla


Podemos hablar de homosexualidad, lesbianismo, pedofilia, violaciones, incesto, droga y abortos, pero no de menstruación, que es un proceso natural y cotidiano.
Ni siquiera se menciona la palabra menstruación, que es aún más tabú que la palabra vagina. Ya vimos que es más políticamente correcto decir que una va al baño porque se está cagando a decir que está menstruando: la menstruación es más tabú que la mierda.
No exagero: la palabra menstruación es impronunciable.
Inténtalo. Levanta los ojos de este libro e intenta preguntarle a quien tengas a mano “ ¿Que opinas de la menstruación?” o “ ¿Cuándo te viene la menstruación?” sin tragar saliva ni armarte de valor como si tuvieras que lanzarte en paracaídas desde un avión. No podrás. Buscarás eufemismos y otra manera menos directa de decir la palabra tan terrible.
Los ginecólogos no hablan de menstruación, preguntan “ ¿ Tiene períodos regulares?”. Y solo si supones estar embarazada te preguntan la fecha de la ultima menstruación que anotas junto a F.U.M, porque no pueden ni escribir la palabra “menstruación”.
Ni siquiera los enseres diseñados para la menstruación, como las toallitas femeninas y los tampones llevan la palabra menstruación en sus envases, cajas, sobres ni en sus publicidades. En los avisos publicitarios sobre toallitas femeninas aparecen modelos rubias vestidas de blanco vertiendo tinta azul en las toallitas… ¿qué pasa? ¿El público se impresionaría si muestran tinta roja?
Las chicas más modernas y liberadas, tampoco dicen “menstruación”. Cuanto mucho, dicen “me indispuse”, “me enfermé” o “me vino”.
Y en todas las culturas del planeta, toda la gente inventa frases complejas y expresiones rebuscadas para referirse al ciclo menstrual, con tal de no decir la palabra imposible.


¿Por qué le dirán “estar indispuesta”?

Le pregunté a la amigas de mis hijas adolescente por qué nunca dicen “menstruación”. Y me responden: “Preferimos decir “estoy indispuesta” , porque la palabra menstruación es demasiado larga” .Ni siquiera se dan cuenta de que la frase “estoy indispuesta” tiene el doble de palabras y el doble de sílabas que “menstruación”.Y ni siquiera se dan cuenta de lo que quiere decir la palabra “ indispuesta” Según la psicologa Eva Giberti “Estar indispuesta” es una expresión que encubre la violencia que acompañó, históricamente, nuestra oposición como persona. [1]“Repetirla no es más que adaptarnos a a pensar de nosostras como los hombres piensan que somos: enfermas por menstruar.”Se nos enseñó a decir, desde pequeñas, que cuando menstruamos “estamos indispuestas”. Repetición en la cual evocamos reiterativamente la imagen de mujer portadora de enfermedad “, que es lo que todos quieren que nos creamos .
Estar dispuesta es estar lista a hacer cualquier cosa.
Por el contrario estar indispuesta es no estar lista. Pero estando con la menstruación, ¿una a qué no está lista? Estando indispuestas y con el peor de los dolores, las mujeres salimos a trabajar, atendemos a la familia, y continuamos nuestra vida cotidiana. Nos quejamos un poco, tomamos un analgésico, no estamos listas para correr una maratón ( a pesar de que cualquier mujer maratonista sigue entrenando por más que esté menstruando), pero seguimos dispuestas a todo lo de siempre, y a algunas cosas más que ya veremos .
Tampoco puede decirse que no estén dispuestas al sexo , dado que muchas mujeres se sienten más eróticas en plena menstruación que en el resto del mes, muchos hombres prefieren la lubricación extra que de la menstruación, e infinidad de parejas que prefieren hacerlo en este momento para minimizar los riesgos de embarazo ( cuidado:existen todo el mes).
Las aprehensiones al respecto también dependen del grado de color rojo que cada uno soporte ver.. Claro que hay gente más o menos impresionable a la sangre. Hay gente que ve una gota y se desmaya: terrible condición para cualquier mujer.
¿O significa “estoy sufriendo una indisposición” que equivale a decir “estoy enferma”, explicación casi peor a la anterior?
Quizás se trate de que por ser algo que sólo les pasa a las mujeres, resulta muy conveniente mancillarlo, ensuciarlo, emponzoñarlo y considerarlo indeseable, nefasto desagradable y vergonzoso.
Todo el proceso de menstruación es tan complejo, que nos mantiene pendientes de lo que nos pasa en nuestro interior, ya sea por los síntomas corporales o emocionales. Por irregulares que seamos, la llegada de la menstruación nos confirma que nuestro cuerpo funciona como debe funcionar.

.
[1] www.evagiberti.com Mujer, enfermedad y violencia en medicinaPor Eva Giberti. Artículo publicado en el libro “La mujer y la violencia invisible”, Eva Giberti y Ana María Ferández (compiladoras), Editorial Sudamericana, 1992, Buenos Aires, Argentina, 2a. edición, ISBN: 959-07-0569-9, 227 p.



¿Como le llaman en otras partes?

En todas las culturas la palabra menstruación es impronunciable y han inventando mil maneras de esquivarla, quizás pretendiendo hacer como que no sucede.
Es notable que en todas partes del mundo todos se justifiquen – como las amigas de mi hija - diciendo que la palabra correcta es difícil o demasiado larga. Lo que en verdad quieren decir es que lo que es difícil es decirla.
Para no decirla, se evita cuidadosamente con alusiones secretas, salvoconductos sofisticados, metáforas complejísimas, chistes privados y elaboradísimos retruécanos familiares como " estoy en esos días", “tengo visita de Andrés, el que viene una vez por mes” o "aviso que hoy no puedo nadar”.
Los italianos también dicen que menstruazione es una palabra difícil de pronunciar. Entonces le dicen “llueve”, “tener el ciclo”, “tener visita del marqués”( se supone que viene de la “marca” que puede dejar) y “ tener problemas técnicos”.
En Japón, la palabra oficial y más clara es “gekkei”, “camino de la luna” signicando “menstruación”. Pero nadie la usa, porque es muy fuerte y ginecológica. Entonces se usa el eufemismo “seiri," que significa “fisiología”. También le dicen “ichigo-chan” (“Señorita Frutilla”), “okyakusama” (“ tener visitas”) , “ketchup”y “hi no maru” ('sol naciente'), que es el nombre de la bandera de Japón : blanca con un círculo rojo en el medio…como una compresa usada. .
En inglés prefieren decirle “menses”, “tengo mis cosas”, “tengo mis días de mujer” y “tengo mis flores”.Además de “period” ( “período”), le llaman “the curse”(“la maldición”) , se supone que por una maligna derivación de la palabra irlandesa “cúrsaí”, que significa “curso”, “ circuito” o “ciclo”. También le dicen “tener carne cruda” y “fuera de juego “, porque las estudiantes que están menstruando estan eximidas de participar en los deportes.
En Alemania se dice “me llegó el asunto”, “tengo mi cosa”, “me duele el estómago” , “ estoy con analgésicos”, “surfear la ola roja”, “estoy preparando algo”, “llegó la vendedora de fresas”, “ vino el rey rojo”, “estoy con mis días”, “tengo mi historia”, “pagar el impuesto de sangre” o “me llegó la chanchada”. ¿No sería más fácil decir menstruation”? Parece que no.
En la India se dice que la mujer menstruante “no puede”, “no está bien” o que “no está en casa”, lo que ocasiona no pocos malentendidos cuando los hijos dicen “¿pero si está en la cocina!”
En Grecia le dicen “tengo mis trapos”.
En Dinamarca, Croacia y en Japón le dicen “la cosa”.
En Bolivia le dicen “ la macana “
En la Republica Checa, Finlandia, Francia y Dinamarca le llaman “temporada de frutillas”. En Dinamarca le dicen, además, “frustración masculina”, en Francia “la régle” y en Finlandia se le llama también “ el mal de la vaca loca” y Känkkäränkkäpäivä, o “dia problemático”.
En Holanda , país lleno de diques , le dicen “se rompió el embalse” En Francia le dicen “el momento de la luna” . En Nueva Zelanda le dicen “dia de mermelada de frutillas” y el poético” veleros rojos al atardecer” .En Suecia es “lo tengo” , “ese momento del mes” y hasta “la flor roja de la vergüenza” .
En Portugal le dicen “El Benfica juega en casa”, en Inglaterra le dicen “juega Liverpool” o “Juega el Manchester United”: todos equipos de futbol de camisetas rojas.
Los prácticos rusos le llaman “tecku”, que es el goteo, y hasta el sarcástico “godoviye”, que significa “el anual”, como una expresión de deseos de que ojalá ocurriera una vez al año.
En Zambia le llaman “luna”, en Sudáfrica “temporada de hamaca” .
En muchos sitios se dice crudamente “maté un bebé”- porque la menstruación indica claramente que no hubo embarazo. [1]
Y es curioso en que cantidad de sitios la menstruación refiere a “visitas”, como la llegada inesperada de algo que nos acompaña por unos días. En Irán dicen “tenemos visitas de la India”, en Inglaterra y EEUU dicen “La tía Flo vino de visita” ( Flo se pronuncia como flow = fluir ) o “ llegó la tía María” y en Latinoamérica “ llego Andrés, el que viene una vez al mes”, “ vino la comadre” , y en Perú “ Llegó el señor Rojas” ..
Este hecho de “tener visitas” una vez por mes, representa un incordio, algo que cambia el clima. Para los hombres, cada dia del mes es idéntico al anterior. En sus cuerpos no pasa gran cosa ,. Siendo el orgasmo lo más diferente y variado. En el cuerpo de la mujer, al contrario, suceden al menos nueve procesos que un hombre jamás podrá experimentar: la menstruación, la penetración, el embarazo, el amamantar, el parto, las prácticas lésbicas, la menopausia, el autoerotismo a través de los pechos y el orgasmo femenino , que se calcula cuatro veces más intenso que el masculino ya que las terminales nerviosas del clítoris ( 8.000) son más que las del pene ( 2000). Son cosas que un hombre está privado de vivir y que por eso le vienen intrigando esas cosas que hace una mujer y él no, lo que le valió adjudicarle a la mujer procesos misteriosos. De todos esos procesos, el de estar embarazada es el más mágico. La mujer embarazada es dos personas en una. Y jamás se siente sola: siente una vida adentro. Es sugestivo que, respecto a esto, el hecho de menstruar se llame en tantos sitios “tener visitas” . la mujer menstruantes siente acompañada por la posibilidad potencial de tener un hijo, si no esta vez, quizás la próxima.
Ya vemos que las palabras que definen a la menstruacion tiene que ver con invasiones, enemigos, visitas molestas, manchas, muerte, locura y problemas. No se ven connotaciones positivas y edificantes que enorgullezcan a ninguna mujercita. Hasta el poético temprada de frutillas banaliza un proceso creativo con algo tan simple rastrero como una frutilla.
La gente prefiere decir cualquier cosa antes que la palabra menstruación.
“Me vino”, le dice una mujer a otra. Y la otra lo entiende, sin una palabra más.
Algo que debería anunciarse a los cuatro vientos, porque una ya no es la misma persona cuando está menstruando- no se anuncia. Todas lo callan, lo disimulan, lo ocultan, lo tapan con una vergüenza que trasciende todo análisis y toda lógica.
Casi casi, lo mejor que podríamos ir diciendo en todos los idiomas es “estoy con mi eufemismo”.
Una de las palabras más científicas para nombrar a la menstruación – “catamenia”, o “lo que sale por debajo” – prácticamente no se usa en ninguna parte del mundo. Mejor dicho, el único que la usa es un grupo dark de música black metal finlandés llamado Catamenia fundado en 1995 : machos vikingos tatuados vestidos con cuero negro que hacen más ruido que ninguna mujer en pleno síndrome premenstrual.

[1] http://www.mum.org/ ( Museo de la Menstruación)

2 comentarios: